Traslapiedra es un vino de sed, capaz de saciar a un marino en el desierto y a un beduino en altamar, esta es la frase con la que encabezan al vino de paraje Altamira.

Traslapiedra es un proyecto de cuatro amigos que se juntaron para hacer vino de un Desierto Marino conocido como Paraje Altamira. Hace millones de años la alta montaña guardó sedimentos marinos que el río Tunuyán se encargó de esparcir por el valle. Así se creó el Desierto Marino. Un oxímoron natural. Una contradicción que inundó de piedras blancas el suelo. (Si queres saber mas informacion sobre el paraje Altamira hace click acá).

Al principio eran 5 aficionados al buen beber, hasta que la idea de hacer un vino propio los hizo amigos. Comenzaron a juntarse a beber en búsqueda de conocimiento. Luego fueron a catas y degustaciones, a comprar vinos de diferentes sitios y enólogos, hasta realizar sus propias catas comparativas y verticales. Llegaron a las características que querían en su vino; la primera era que sea un vino “de sed”, la segunda era que sea de Paraje Altamira. Tiempo después comenzamos a buscar nombre y una idea visual que pueda representar nuestro universo vínico.

Juanfa Suárez, lleva adelante buena parte del trabajo de Finca Suárez, un proyecto que viene ganando terreno en el ultimo tiempo. Su familia cuenta con viñedos en Altamira donde crecen Malbec sobresalientes y sus amigos empezaron a insistirle en que haga un vino con ellos. Después de hacer números se lanzaron a la aventura con la finalidad de divertirse y hacer algo mas que un vino, sino que un vino para el mundo joven, facil de tomar pero eso no quiera decir que sea uno mas del montón, todo lo contrario.
Con el asesoramiento de Felipe Stahlschmidt se reservaron algunas parcelas de uva de las fincas de Suárez Lastra en Altamira, se compraron tres huevos de hormigón y empezaron a hacer realidad eso que tanto anhelaban.

Es importante mencionar y no dejar de lado, el trabajo que tiene la etiqueta. Federico Lamas es el autor de sus etiquetas. Su proyecto en expansión es “Visión Infernal”: personajes develan una realidad escondida a través de un visor rojo del mismo nombre. En su obra también encontramos videos, instalaciones y libros, compartidos en exhibiciones por el mundo.

Podemos ver como la pasión por el vino, la gastronomía, la música, el arte y la amistad se unen para hacer un vino digno de recomendación y conmemoración a nivel internacional.

Salud por todo el equipo y en especial por Germán Cohen  quien tuvo la amabilidad de acercarme una muestra para poder probar y luego difundir a través de mi canal.

Les dejo a continuación su web y redes sociales para que puedan saber mas de ellos:

Por mas gente  y vinos así!

Dejar un comentario

avatar