Las vinotecas piden abrir sus puertas al público en los horarios permitidos con un argumento de peso: el vino es un “Alimento” y está incluido en el código alimentario nacional, en tanto que las plataformas de e-comerce crecen fuertemente en el volumen de ventas.

“El vino en nuestra cultura, y desde punto de vista del código alimentario, es un alimento”, sostiene el presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar). En distintos medios de prensa, el mendocino José Zuccardi defendió posiciones y pidió por el funcionamiento de las vinerías como eslabón importante de la industria con el mercado interno.

Zuccardi alertó sobre la prohibición para circular y  vender productos vitivinícolas en 42 municipios de las provincias de Catamarca, Córdoba, Chaco, Jujuy, La Rioja, Misiones, Neuquén, Salta y Santiago del Estero.  Por su parte, la titular de Bodegas de Argentina, Patricia Ortiz, defiende al vino como “alimento” e indica que su consumo está ligado a una consumisión medida.

En Mendoza, el intendente Emir Félix, a través de la resolución N°239/2020, dispuso el cierre de los locales comerciales habilitados como “vinerías y licorerías” en San Rafael. Medida vigente en función del aislamiento preventivo, social y obligatorio.

Preocupación en el sector

Más allá de las restricciones y normas sanitarias tendientes a aplacar los efectos de la pandemia, encontrar un canal al púbico es vital para la industria. Suspender las operaciones relacionadas al turismo vitivinícola fue el primer impacto del Covid-19 en el sector, y ahora las limitaciones a vinerías es el segundo gran golpe en menos de un mes. Según datos de la Cámara Argentina de Vinotecas y Afines (Cava), en el país funcionan más de 5.000 locales habilitados.

“Numerosas vinotecas permanecen cerradas por una errónea interpretación de la legislación vigente en torno al Covid-19”, sostiene con preocupación el documento que emitió la Cava y firma su presidente Sergio David Cerro.

“En muchos casos además serian privativas por la cantidad de condicionamientos que establece la letra de los DNU para acceder a ellas”, agregó  el texto del 8 de abril. En el que la Cava resuelve: “Autorizar a todas las vinotecas a lo largo y ancho del país a mantener sus operaciones con normalidad en los horarios previstos por las municipalidades”.

Recuperación comercial

El mercado interno –tras largos años de baja- mostró una recomposición en la demanda, curva ascendente que durante el último trimestre afirmó su tendencia en alza. Vinerías, supermercados y plataformas de e-comerce son el nexo con el público. En la actualidad, “están cerradas más del 90% de las unidades de venta al público en las bodegas”, sostuvo el empresario Juan Carlos Caselles al hablar del corte del canal de comercialización al por menor. El integrante del área de Pequeñas bodegas, de Bodegas de Argentina (BdA), adelantó que se elabora un plan de retail.

“A pesar de que vienen repuntando las ventas de vino en el mercado interno, la compra de los productos de las pequeñas bodegas caerá abruptamente; hay que buscar una alternativa para crear canales  al público. Estudiamos, desde BdA, integrarlas regionalmente en un plan de e-comerce. Evaluamos plataformas y logística de entrega. Es importante actuar solidariamente para enfrentar la crisis, porque si abandonamos a un sector repercutirá en toda la cadena”, dijo Caselles.

La Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) publicó el reporte 2019 y consignó que la venta del rubro “alimentos, bebidas y artículos de limpieza” creció un 111%.

Dejar un comentario

avatar